23 de noviembre de 2011

El camino más fácil.

 Hace un tiempo, escribí una entrada cuyo título era "Seca". Así me he sentido estos últimos meses en los que no he visitado mi rinconcito.

He sentido que las palabras estaban muertas en mi interior y dudaba de mi capacidad para expresar lo que verdaderamente sentía (cosa que jamás me había sucedido).

Me he aislado de muchas cosas, quizá porque a veces, la vida, tiene momentos en los que el pensamiento pareciera retraerse, para dejar solamente paso a la acción cotidiana: hay que hacer esto, a continuación esto otro, que no se olvide aquello.... y un sinfín de cosas y situaciones que se me han venido repitiendo, diariamente, en estos últimos tiempos. Podría decirse que me he dejado llevar por las circunstancias, en lugar de controlarlas yo a ellas.

 Hace dos semanas, tomé una determinación firme y tajante: "Hasta aquí llego y de aquí no paso". Me costó llegar a este punto pero, finalmente, acordé con mi "yo interior", que nunca más un hecho será una sentencia; que nunca más una mala palabra, un mal gesto me robaría un minuto de mi pensamiento ni me causarían desazón.

Una persona sabia, me dijo recientemente: "Olvídate de todo aquello que pueda causarte daño; déjalo correr como si de una lluvia ligera se tratara; da importancia a las cosas que verdaderamente la tienen y no te disgustes por cosas que no merecen malgastar ni uno sólo minuto de tu vida".

He madurado mucho ese consejo en mi cabeza y he empezado a establecer prioridades. Hay cosas en la vida que, inevitablemente nos causan dolor; pero creo haber aprendido a desestimar aquellas que no son los suficientemente importantes para dejarme invadir por él.

Sé que mi meta es difícil de alcanzar, pero no imposible. De hecho, en los últimos días, mi actitud a ese respecto a comenzado a cambiar y podría decirse que, incluso, me siento mejor conmigo misma.

He decidido recuperar el control de mi mundo, en la medida que de mi dependa y no volver a ser una persona fácilmente vulnerable. No se trata de creerme superior, si no de saber encontrar un camino más fácil de seguir en la vida que, de por sí, ya es lo suficientemente dura.

12 comentarios:

  1. rosacarraluz24.11.11

    Me alegro mucho que vuelvas,me gusta lo que escribes.Aunque tengas momentos bajos(tod@s los tenemos)creo que tienes toda la razón hay que aprender a no dar tanta importancia a cosas que no nos aportan nada(yo la primera).Un beso y ánimo......

    ResponderEliminar
  2. Patri sabia que no estabas muy bien ,ese cosejo que te dieron es muy cierto ,todos tendriamos que hacer casa de ese consejo,es verdad que tenemos momentos buenos ,menos buenos y malos ,pero yo creo que de todo tenemos que sacar la parte positiba,y mirar siempre adente ,para atrás ni para coger impulso.
    Un beso muy fuerte,siempre estoy en el mismo sitio ya sabes donde.

    menchu_ tu mami ciber.

    ResponderEliminar
  3. parece que vienes manejando en bajon, sigue muy buen consejo, volvera a visitarte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo25.11.11

    Es muy dificil conseguir lo que dices y te propones, pero ojalá y sigas en esa línea toda tu vida y lo lleves a cabo. Yo ya estoy en la madurez y aún hoy en día me cuesta no llevarme "soponcios" a veces por cosas tontas, aunque me lo propongo todos los días. Tu eres joven y estás a tiempo de conseguirlo. NO DEJES DE LUCHAR NUNCA Patricia

    Besos nocturnos de

    BRAVISSIMA

    ResponderEliminar

  5. Mi querida amiga, yo aún sigo descansando y cada día me estoy volviendo un tanto más vagoneta, porque el trabajo y otras circunstancias no me olvidas...
    Pero me imagino que cuando inicie nadie me puede parar!!!

    No sabes que alegría he percivido al encontrar tú comentario felicitándome el fin de semana. Me has abierto la buhardilla de la aurora que me permite acercarme a las estrella durante todos los días de la semana...

    Un abrazo de sueños deseados para ti!!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  6. Anónimo27.11.11

    Patri mi niña, no mantenemos mucho contacto ultimamente pero solo decirte que esas etapas las pasamos todos, yo misma ahora estoy recluida en una especie de burbuja a la espera de que pasen dias y dias, que se vaya solucionando todo de la mejor manera, y ya sabes, los problemas uno por uno que todos juntos se hacen una bola, eso lo aprendí de vosotras, un besazo enorme

    AFRICA04

    ResponderEliminar
  7. Es una pena que malgastemos nuestro tiempo centrándonos tan sólo en las piedras que se nos ponen en el camino, porque entonces nuestra caprichosa cabeza se suele ir por ello muy, muy, muy lejos de donde debe de estar en cada preciso instante… Yo también he pasado por esos momentos de sequedad, pero se aprende a ver ese lado tan bello que nos distrae de las preocupaciones y que, poquito a poco, ¡nos llena de tal fuerza interior que, suceda lo que suceda, podemos sentirnos felices!.

    Ahora, después de aquella entrada que nombras y de esta que acabo de leer, te hago una pregunta: ¿cuántas cosas “graves” que tanto te han intranquilizado han sucedido tan lamentablemente como suponías?... Creo que la respuesta es ¡bastantes pocas!, ¿a qué sí?.

    Si has de superar a alguien, ¡supérate a ti misma!. ¡Me alegra mucho que hayas llegado hasta aquí!.

    Un cariñoso abrazo

    Velvetina

    ResponderEliminar


  8. Hoy tengo la satisfacción de acercarme a la cancela de tú cálido refugio, a dejarte un ramito de hierbabuena recién cortado, salpicado con el afecto y cariño que he conservado durante mi larga ausencia.

    Sintiéndome arropada por estos serenos días de la Navidad, que van desplegando sus modestas alas para iluminarnos, haciendo que nos sintamos más cercanos aún si cabe.

    A partir de este instante seguiré dejando la estela de mi presencia, en unas letras que han sido meditadas con la claridad del entendimiento.

    Un beso en cada una de tus mejillas, deseando que la felicidad sea la portadora de brillantes momentos para ti, en cada espacio del día!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  9. Anónimo15.12.11

    Hay que personas que tienden a emplear esta frase: ¿Se puede pedir más? como sinónimo de lo bien que se encuentran en un momento dado.

    ¿Se puede pedir más? O ¡No se puede pedir más!... ¿Quién no las ha oído o pronunciado?

    ¿Tiene sentido hacerlo?... Debe tenerlo a la vista de los resultados...

    Quien las emplea ignora que está cerrándose la puerta a todo lo bueno que estaba llegando o por llegar a su vida, y sin embargo no contrarrestan lo negativo que también pudiese estar llegando...

    ¿Resultado?... Llega lo uno y falta lo otro... que podría tal vez equilibrar la situación no haciéndola tan seca... desde entonces.

    Nunca más una inadecuada palabra debería ser una “sentencia”... que acaba cumpliéndose... Habría que establecer prioridades.

    “Hay cosas en la vida que, inevitablemente nos causan dolor; pero creo haber aprendido a desestimar...”

    Lo primero que hay que desestimar es a “sentenciar” lo que no se sabe si sucederá... Si se vuelve a hacer... volverá a producirse.

    “He decidido recuperar el control de mi mundo... encontrar un camino más fácil de seguir en la vida que, de por sí, ya es lo suficientemente dura...”

    Si tú lo sentencias así será Patricia... pero no tienes porque hacerlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar


  10. Te deseo un fin de semana
    tan hermoso como un abrazo,
    que en este momento
    contigo comparto.

    María del Carmen

    ResponderEliminar


  11. La Nochebuena se va acercando, tan sólo nos separa unas horas de uno de los días más entrañables del año.

    Ellos nos depararan la ilusión, comprensión y el amor necesario para continuar siendo tolerantes.

    Esta noche, la mesa va a estar vestida con velas de esperanza y armonía, para caer cautivos de su magia.

    Te dejo esta mi modesta invitación... Para ser acompañada a esta cálida cena con tú presencia...

    La sencillez y yo te esperan en el **hall principal** , para darte un entrañable abrazo de bienvenida.

    Siempre agradecida...

    María del Carmen

    ResponderEliminar



  12. ¡¡Feliz Navidad para ti!!
    Que vives el amor familiar
    A la lumbre de los sueños
    Alimentando la paz interior.

    Dándote gracias estoy,
    Por poner a mí alcance
    La fortuna de haberte conocido
    Y acompañarme estos días

    Donde la magia navideña
    Nos atrapa el corazón
    Y nos regala la ternura
    En cada trozo de papel escrito…

    Un abrazo te dejare,
    A los pies del nuevo año
    Regado con la savia del afecto.

    María del Carmen

    ResponderEliminar

Deja que hable tu corazón